La Crisis Petrolera ante el Covid-19, el Riesgo Nuclear y el Calentamiento Global

Por Félix Herrero y Juan Pablo Olsson

Decía la filósofa Ana Carrasco Conde que a.C y d.C tendrán un nuevo significado después de esta pandemia. Antes o después de Coronavirus. Un cambio de era en el que también un dios ha muerto: el Homo deus de Yuval Harari y sus dataístas. Jaime García Cantero (1)

El hombre es el responsable. Es el hombre quien hizo colapsar el equilibrio ecológico y puso al entero planeta en un riesgo real de descalabro climático; ha sido el hombre y su comportamiento perverso el que ha puesto en riesgo todo el entero sistema biológico del planeta y por eso, ante semejante amenaza el planeta y su orden natural, dijeron basta. El planeta y la vida han re- accionado ante el ataque alevoso de su máximo predador: el hombre. Rafael del Blanco (2)

1. LAS TEMIDAS CUATRO CATÁSTROFES

Mientras la humanidad sufre la catástrofe de la pandemia global y el cambio climático se atenúa frente a una humanidad que morigera la producción y extracción que las hizo sin límites, llega el colapso económico-financiero, pronosticado para el presente por muchos pensadores y organismos de consulta económica con su adelantado conflicto petrolero (3). A su vez, esta guerra petrolera mundial permite asomar los riesgos de una potencial guerra nuclear porque enfrenta y escala el conflicto entre países con armas nucleares; Estados Unidos, Rusia y China.

En el Apocalipsis del Antiguo Testamento aparecen las cuatro catástrofes que montan los jinetes bíblicos. Cabalgando en cuatro caballos llevan la conquista, la guerra, la hambruna y la muerte. Cuatro caballos de distintos pelajes (tordillo, bayo, alazán y oscuro para nosotros) cuyos males asemejan a la conquista con el cambio climático, la guerra que ahora puede ser nuclear, el colapso económico financiero que provoca hambre y la mortal pandemia que sufre ahora la humanidad.

2. LA CATÁSTROFE ECONOMICA FINANCIERA

El actual colapso económico-financiero, tantas veces pronosticado por los especialistas, se manifiesta, primeramente, en la guerra petrolera que está en curso. El poder petrolero, que fue durante un siglo (desde 1870 a 1973) fuente de omnipotente dominio mundial, y causa de cientos de guerras sangrientas por obtenerlo o para lograr la liberación de sus yacimientos, se menoscabó y el poder hegemónico real (el Poder Financiero Global- PFG) tiene cada vez mayor incidencia. Con la aparición de las empresas technos el poder petrolero abandonó el lugar que gozara bajo el dominio del PFG, al ser sustituido por las empresas tecnológicas, ya sea en cuanto el ejercicio del poder (Bill Gates es más importante que el Darren Wood, presidente y director ejecutivo de ExxonMovil, y Gustavo Grobocopatel es más importante que Daniel Pelegrina, presidente de la Sociedad Rural Argentina) como a la valoración de los activos.

Reiteramos que el PFG ha renovado y rejuvenecido sus instrumentos dejando al petróleo en un orden inferior -pero siempre presente- aún en las guerras económicas. La lucha por el lucro petrolero, es decir por la renta petrolera, continuará hasta que el PFG diga basta. El PFG operará de tal manera de obtener hasta el último centavo de renta de la última gota del petróleo.

La disputa por el inicio en serio de la utilización de las energías nuevas (4), como lo es la utilización masiva de los autos híbridos y eléctricos, depende de la conveniencia del PFG.

El riesgo petrolero pone a su vez en riesgo a la guerra nuclear. La derivación de la guerra petrolera enfrenta a potencias nucleares como Estados Unidos frente a Rusia e indirectamente contra China. Existen tres países europeos e igual número de países asiáticos, uno en América del Norte y uno en Asía, excluyendo a Israel que está armado nuclearmente por los Estados Unidos (suman 9 países nucleares) (5)

Mientras las guerras imperiales, numerosas desde el fin de la 2° guerra llamada mundial, rozaba a imperios con países no nucleares, la guerra de este carácter no estaba tan cerca. La crisis misilística de EEUU contra las políticas latinoamericanistas de Cuba lo enfrento con la URSS. Después, las crisis entre EEUU en conflicto con China y Corea del Norte hizo temer una guerra nuclear.

Pero ahora no resulta raro que, en Estados Unidos, los amantes de arreglar los conflictos internacionales con el armamento nuclear comienzan a actualizar lo que llaman “la opción nuclear”, es decir bombardear a otros países como se hizo en Hiroshima y Nagasaki (6)

3. LA PANDEMIA GLOBAL

Esta es la respuesta de la naturaleza a los errores de la humanidad. No se trata de castigos divinos sino de respuestas naturales a los abusos del poder humano, que se cree con orgullo que alcanza el máximo poder: hacerse todopoderoso y dueño de la vida y la muerte de los Otros.

Muchos aspectos negativos sufren las consecuencias, aunque no solo se manifiestan facetas egoístas del hombre, sino que aparecen en gran fulgor la solidaridad de la gente y moderaciones a las incitaciones de las políticas de amigo-enemigo por la unión nacional, tan importante y necesaria para el caso nuestro, cuando Argentina sufre las consecuencias del endeudamiento y la injusticia social, como queriéndose instalar en forma permanente y de nuevo una comunidad desorganizada.

4. INUSITADAS REUNIONES DEL PAPA CON LAS PETROLERAS.

Hubo dos reuniones, una en junio de 2018 y otra –continuidad de la primera- en junio de 2019

En un discurso a los ejecutivos del sector energético, el Papa argentino pidió un informe «abierto, transparente, basado en la ciencia y estandarizado» del riesgo climático y una «transición energética radical» lejos del carbono para salvar el planeta.

El Vaticano no dio a conocer los nombres de quienes se reunieron en esos días bajo el lema «La transición energética y el cuidado de la casa común», pero fuentes petroleras dijeron que se creía que las compañías asistente fueron los gigantes de la industria: BP, ConocoPhilips, Chevron, ENI, Equinor, ExxonMobil, Total, Repsol, y Sinopec

En dicho encuentro, Francisco advirtió que «la actual crisis ecológica y en especial el cambio climático, amenazan el futuro de toda la familia humana» y que durante mucho tiempo se han «ignorado, colectivamente, los frutos de los análisis científicas y las previsiones catastrofistas, que ahora no se pueden mirar con desprecio o ironía». El Papa lamentó además que sean “los pobres los que más sufren el impacto de la crisis climática” y que «las futuras generaciones van a heredar un mundo muy estropeado».

«Todavía hay esperanza, y queda tiempo para evitar los peores impactos del cambio climático, si es una acción pronta y resolutiva», convocó Jorge Bergoglio a los participantes del encuentro.

El papa Francisco instó en 2019 a los directivos de las principales petroleras mundiales que consideren «el impacto ambiental» de sus decisiones económicas, reclamó «respuestas globales» para los problemas energéticos y pidió por el resguardo de la calidad del aire, el nivel de los mares y las reservas de agua dulce. «Los problemas ambientales y energéticos tienen un impacto y dimensión global. Por esto, requieren respuestas globales, buscadas con paciencia y diálogo y perseguidas con racionalidad y constancia», les dijo a los representantes de las cinco big oil y demás grandes petroleras multinacionales

La reunión, a casi tres años del lanzamiento de la Encíclica sobre ecología integral, Laudato Si, fue el cierre de un seminario de dos días que se hizo en la Pontificia Academia de Ciencias del Vaticano. En su discurso, Francisco recordó “el

´desafío´ de hacer llegar la energía a todo el planeta, en un escenario en el que -según el pontífice- casi mil millones de personas no tienen aún acceso a la electricidad… De ahí nace el desafío de poder garantizar la enorme cantidad de energía necesaria para todos, con métodos de explotación de los recursos que eviten producir desequilibrios ambientales que podrían causar un proceso de degradación y contaminación, del cual toda la humanidad de hoy y mañana se mantendría seriamente herida».

«… la cuestión energética se ha convertido en uno de los principales desafíos, teóricos como prácticos, para la comunidad internacional», recordó.

Frente a los cincuenta participantes el encuentro, Bergoglio los convocó a «ser el núcleo de un grupo de líderes que imaginan la transición energética global de una manera que tenga en cuenta a todos los pueblos de la Tierra, a las generaciones futuras y a todas las especies y ecosistemas».

5. LA PRESAGIADA ECLOSIÓN ECONÓMICA NO NACIÓ HOY

Esta crisis que estamos viendo y viviendo, no nació hoy sino que lo hizo por el desarrollo del fracking por parte de Estados Unidos (su cenit en el 2010). El método no convencional de la extracción de petróleo con la ruptura de la piedra madre nació en este país y tuvo un desarrollo en Canadá, en nuestro oeste argentino y en China. En ninguno de los cuatro países la actividad produce beneficios económicos porque, evidentemente, son mayores los costos que los ingresos.

En Estados Unidos lo pagan los inversionistas de las empresas extractoras: pérdida absoluta que ahora no aceptan y provoca la caída de la extracción antes de que llegara el Covid19. En Argentina lo paga el Estado bobo que da subsidios a actividades económicas no rentables, pudiendo extraer petróleo convencional sin pérdidas fiscales (7) En Canadá, una mezcla de inversores que no reciben porque no hay distribución de utilidades y el Estado que no cobra regalías para hacerlo en un futuro incierto. China es diferente; no hay muchas informaciones, aunque los terremotos ocasionados fueron dados a conocer. Por su parte, la pérdida económica china es absorbida por el Estado, que tiene el dominio de las cuatro empresas petroleras que operan en el país.

Arabia Saudita, al ver que el intenso desarrollo del fracking en EEUU ponía en dificultad su gran poder de incidencia en la fijación del precio del crudo en el mundo y que EEUU con el fracking dejaba de importarle petróleo, inició una guerra que tuvo tres etapas.

Siempre las guerras petroleras tuvieron como razón la distribución del dominio del mercado mundial. La primera guerra Arabia Saudita (seguida tímidamente por otros socios de la OPEP original, o sean 12 países) tuvo lugar en 1986, cuando EEUU presionó para que no subiera el precio del crudo. El conflicto duró seis meses. La ocasión fue para que el poder real estadounidense lanzara el desarrollo del fracking a fin de depender menos del crudo arábigo.

Así, en 2014 se produce la II Guerra, cuando Arabia Saudita vio sustituir su petróleo por el del fracking estadounidense, tanto en el mercado interno norteamericano como las exportaciones estadounidenses a los mercados europeos, y sobre todo el gas. En la II Guerra el petróleo, el Brent (cotizado en Londres) cayó de 100 dólares el barril a fines de 2015 e inicios del 2016 a 30 dólares durante cinco semanas, pero el repunte de los frackeadores de EEUU lo regresó a los 40 dólares  y continúo al alza. La OPEP había sido derrotada.  En estas dos primeras guerras Arabia Saudita fue el país que encabezó a sus socios de la OPEP. Las dos primeras guerras (1986 y 2014) fueron ganadas por Estados Unidos. Arabia Saudita mostró que con el solo acompañamiento de la OPEP no podría obtener el engrandecimiento de sus cuotas.

El actual conflicto se presenta fuertemente europeo, ya que el gas ruso impide la entrada del gas natural licuado de EEUU, y de allí la fuerte oposición de EEUU al gasoducto ruso. Esta situación y el crudo venezolano arrastraron a Rusia a unirse con el país árabe.

La experiencia enseñó a Arabia Saudita que para detener al fracking y a la ampliación de la participación de EEUU en los mercados europeos debía construir una alianza mayor, y así lo hace con Rusia, ya que ambos son los principales exportadores de hidrocarburos, Arabia principalmente de crudo y Rusia de gas natural.

Esta III Guerra (2020) está por definirse, y no hay acuerdo de los especialistas sobre quién obtendrá el triunfo (aumento de cuotas) y quién será derrotado (fin de la extracción del fracking en EEUU). (8)

En 2020 Arabia Saudita se encuentra armada con lo que no tenía antes: construyó un fondo estratégico de reserva monetaria abundante capaz de sostener una guerra de larga duración y logró una alianza mayor. Desde 2017 participa de una organización petrolera de grandes exportadores, la conocida como OPEP+, donde a los 13 países de la OPEP convencional se agregaban 10 países como Rusia y sus satélites, y como México que nunca quiso ingresar a esta organización con sede en Viena, que es considerada como un holding por las petroleras anglo-norteamericanas.

Rusia se había acercado con decisión a una guerra por la participación del mercado petrolero, Dos de sus actividades habían sido sancionadas seriamente por EEUU: el gasoducto Stream2 que provee junto al Stream1 que está operando gas natural a Europa, impidiendo la entrada del GNL estadounidense (caro y ahora sin asegurar provisión permanente) sancionando con herramientas financieras a los países compradores de gas y vendedores de equipamiento para el gasoducto. Por otra parte, la empresa estatal petrolera rusa Rosfneft, a través de una filial, adquirió crudo venezolano, y esto también le trajo sanciones financieras norteamericanas.

Esta tercera guerra está en sus inicios, pero Estados Unidos sufrió un nuevo lunes negro en pocos años: el primero fue un lunes negro financiero y ahora también bajo la forma de un lunes negro petrolero.

Para las empresas petroleras y financieras norteamericanas es una guerra petrolera más por las cuotas del mercado, aunque para algunos solo se trata de la fijación de los precios. El conflicto se agranda cuando políticos y financistas estadounidenses no están dispuestas a aceptar una derrota como la del lunes negro del 20-A, ni las consecuencias siguientes (9).

6. LA ECLOSIÓN PETROLERA ARGENTINA DEVINO CON VACA MUERTA

Como ya hemos señalado, el fracking norteamericano se instaló en Canadá y luego en Argentina. Con posterioridad apareció en China.

Nunca fue viable para Argentina. El poder financiero y su instrumentado poder petrolero, lograron que un país en grave déficit diera subsidios a las empresas petroleras internacionales con grandes superávits empresariales. Quienes impusieron locura ahora crean el dilema de blindar Vaca Muerta con más irracionalidades, que lo único pueden asegurar es mayor endeudamiento del Estado argentino. Alberto Fernández, a pesar de las grandes presiones, hasta ahora no ha pagado subsidios a las petroleras multinacionales, y ha cuestionado públicamente al fracking, a partir de una entrevista en la cual el periodista Horacio Vertbisky supo explicarle el desatino de dar subsidios innecesarios cuando el país se encuentra en una profunda crisis económica.

Hoy algunos grupos económicos que no se detienen siquiera por la desgracia de la pandemia, siguen moviéndose solamente por la adicción de la ganancia. Incluso con la caída monumental del precio del petróleo, quieren ganar más e imponer un precio de subsidio al barril criollo, por el cual lo que vale 20 dólares (martes 28 de abril de 2020) se pague 45 dólares. El pretendido subsidio más que duplica el precio de mercado. El mundo de la locura, aún con el disfraz de mantener la actividad económica, ha llegado a un punto increíble y sin ningún principio: los neoliberales que aman el libre mercado impuesto para otros, cuando conviene es reemplazado por el precio administrado: nada de oferta y demanda, nada de precio sustentado en una ganancia lógica sobre el costo, nada de que la crisis no la pague el consumidor sino el empresario que vive del Estado, que labios por fuera es denostado, pero que bien se lo utiliza para agrandar las ganancias y el descompromiso con la población.

Los temas de este artículo nos abren muchas preguntas y la necesidad de otros artículos para explicarlos.

Sin duda la primera pregunta se refiere al porqué “especialistas” y prensa internacional no condenan el sistema de subsidiaje que beneficia a corporaciones financieras y petroleras. La curiosidad exige conocer los gastos de las 7 principales petroleras dedicados al cabildeo. Estas sumas pueden volcar la opinión de muchos sin que nos demos cuenta. (10)

Frente a la actual discusión de Green Deal, Michael Moore y otros dejan afuera a una de las grandes virtudes de las energías renovables: su introducción de democracia en las decisiones energéticas. Las energías nuevas hacen del consumidor un productor, achicando el poder de los grandes consorcios petroleros y eléctricos. (11)

Otro tema actual hace a la intención de algunos especialistas que consideran necesario nacionalizar el 49% de YPF que está en manos extranjeras (y de grandes grupos petroleros y financieros) considerando que el precio de las acciones está en los límites más inferiores de su historia. Creemos que la decisión es correcta, y si bien YPF tiene el 100% estatal en la designación de la gestión, y reparte su dominio y la renta petrolera en la mitas, no debemos ignorar que los accionistas del 49% tienen muchos instrumentos para que se impongan sus decisiones e intereses. El ejemplo boliviano es elocuente: con la nacionalización del hidrocarburo y de la empresa YPFB pudo destinar el 100% de esa renta a la inversión en el país, logrando por primera vez en la historia boliviana un superávit fiscal y un balance de pagos positivo durante un decenio.

Un tema que no dejamos de mencionar se refiere a la capacidad de los sistemas socioeconómicos para enfrentar las catástrofes, y respecto a la pandemia son numerosos los estudiosos que publicaron sus opiniones. No creemos que los capitalismos de las corporaciones o los Estados neoliberales puedan combatir con eficacia estas catástrofes, en especial la pandemia. Compartimos con el cineasta laborista Kem Loach que el mercado es incapaz de solucionar y evitar las calamidades sanitarias. (12)


(1) García Cantero, Jaime (2020) “El ‘Homo deus´ ha muerto”, Retina, El País, N° 27 Madrid, mayo.

(2) del Blanco, Rafael (2020), “El coronavirus no es un castigo divino”, Norte, Resistencia, 2 de mayo.

(3) Se utiliza el término petróleo en una acepción amplia como hidrocarburo que incluye al gas natural.

(4) Verdadera contradicción que las energías que primero usó el hombre, como el sol y el viento, en la actualidad por ser fuentes de electricidad se denominen “nuevas”.

(5) Son nueve:  Estados Unidos (América), Reino Unido, Francia y Rusia (Europa), China, India, Paquistán, Corea del Norte, e Israel (Asia). 

(6) En Watkins, Simon (2020),“Trump podría usar la ‘opción nuclear´ para hacer que Arabia Saudita pague por la guerra del petróleo”, OilPrice, 27 de abril. En el artículo se afirma que “En este momento, muchos miembros de alto rango en el circuito asesor más cercano a Trump quieren que los sauditas paguen por sus acciones, en todos los sentidos”.

(7) Lo que se mantenía en sospechoso silencio durante muchos años, hoy ya se ha hecho casi natural que los grandes medios de opinión y periodísticos internacionales reflejen la estafa del fracking en nuestro país. Ver por ejemplo, Watts, Jonathan (2020), “La pandemia amenaza un controvertido proyecto de fracking en Argentina”, The Guardian, 29 de abril, y Cunningham, Nicholas (2020), “El fallido experimento de fracking en Argentina”, North American Congress on Latin American – NACLA, 29 de abril. Para The Guardian el proyecto de Vaca Muerta fue promovido por el FMI y constata que las multinacionales del petróleo han sido atraídas a la Argentina con “miles de millones de dólares en subsidios”. NACLA afirma rotundamente que “En algunos casos los pagos a las empresas fueron especialmente atroces, y a menudo representaban la mayor parte del dinero que las empresas privadas gastaban”. Publica que PAE (parcialmente de BP) invirtió 1.390 millones de pesos en Vaca Muerta entre 2016 y 2018 pero recibió subsidios por 1.190 millones. En otras palabras, el estado cubrió el 86% de la inversión de Pan American”.

(8) Herrero, Félix (2020), “El petróleo: guerra o altercado entre aliados”, Laberinto, 14 de marzo.

(9) Es común adjetivar de ”negro” a los días que se produjeron derrumbes de las finanzas o de la economía. Así, los 28-29 de octubre de 1929 fueron denominados lunes y martes negros, que siguieron al famoso “jueves negro” del 24 de octubres  También en octubre ocurrió lo queEn finanzas, se denomina lunes negro (10-O) al lunes19 de octubre de 1987, cuando los mercados de valores de todo el mundo se desplomaron en un intervalo de tiempo muy breve” y el índice bursátil Dow Jones cayó 22,6%. También la crisis del 2008 fue financiera y esta del 2020 sin duda lo es, aunque se manifestara petroleramente. Ver http://es.wikipedia.org/wiki/lunes_negro(1987).

(10) En el primer trimestre de este año el monto para lobby de Chevron, ExxonMobil, Oxi, Conoco Phillips, Shell, API y BP alcanzó a 14.770 millones de dólares en todo el mundo, ver Axios (2020), “Los números del cabildeo de big oil”, Axios,22 de abril. 

(11) Josh Fox (2020), “Planet of the Humans es muy poco científica…”, The Nation, 30 de abril.

(12) Loach, Kem (2020), “Una economía de mercado no puede estar preparada para una crisis sanitaria”, Sin Permiso, 26 de abril.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *