Estamos otra vez en el Laberinto

  • por Felix Herrero

Es con verdadero sentimiento que veo el estado de nuestra desgraciada patria, y lo peor de todo es que no veo una vislumbre de que mejore su suerte. Tú conoces mis sentimientos y por consiguiente yo no puedo aprobar la conducta del general Rosas cuando veo una persecución contra los hombres más honrados de nuestro país; por otra parte, el asesinato del Dr. Maza me convence de que el gobierno de Buenos Aires no se apoya sino en la violencia. A pesar de ello yo no aprobaré jamás el que ningún hijo del país se una a una nación extranjera para humillar a su patria. José de San Martín (carta a Gregorio Gómez, 1829). 

Señor -le dije-, clavó la rodilla y la frente, Pero, ¿cómo salir de la noche doliente? Y respondió: En su noche toda mañana estriba: de todo laberinto se sale por arriba como el amor lo quiere. Pero la Ciencia dijo: «En horas de tinieblas no te apresures hijo» Leopoldo Marechal (Laberinto de Amor, Adán Buenosayres, 1948)

Cuando las crisis perduran, no son pocos los analistas que recurren al mítico Laberinto de Creta, al Minotauro invencible, a la posibilidad de matarlo para liberarse, como Teseo, y salir del laberinto por el amor de Ariadna, o las alas de Ícaro.

En nuestro país usaron el Laberinto cretense como figura de nuestras complicaciones el gran Leopoldo Marechal en su Adán Buenosayres, Alcira Argumedo más tarde con su “Laberinto de la Crisis”, y ahora Luis Rodríguez en su “Argentina en su Laberinto. Nuestro ADN y el Paraíso pendiente” (Ed. Ciccus, 20199.

Es largo el tiempo que nuestro país argentino y latinoamericano está encerrado en su laberinto. Sus males no son sólo del último gobierno, o del anterior, o del anterior del anterior. Se trata de un sistema resultado de la falta de patriotismo de los políticos que solo gobiernan las sombras del poder y no el Poder. Por eso no tienen propuestas, ni siquiera cuando se espera en los períodos previos a asumir los cargos bien rentados y cada vez más despreciados por las mayorías. También el poder extranjero hace uso del laberinto como disgregador de voluntades y construcciones de muros que son grietas de las cuales ahora hablan.

Cuando los pueblos tuvieron problemas de eludir el encierro laberíntico, idearon formas de concentración del poder para superar la disgregación anárquica. Tuvieron que oponerse al laberinto disgregador. De allí las Dictaduras institucionales que los romanos idearon para los períodos de crisis, con poco límites a la supremacía de su ejercicio pero acotadas en el tiempo para que no se convirtieran en perdurable tiranía.

Muchos argentinos saben que Juan Manuel de Rozas fue declarado Dictador de la Provincia de Buenos Aires, pero pocos mencionan que el venezolano Simón Bolívar también lo fue en momentos críticos de la gran Colombia.

Pero siempre primero estuvo la patria, aún con formas de gobiernos repudiados y repudiables que toman caracteres propios del despotismo. Antes que la forma de gobierno por más despreciable que sea ésta se encuentra la sobrevivencia de la patria. Recién después los intereses de los hombres y las sectas.

Cuando salgamos del actual laberinto encontraremos el Paraíso perdido. Lo reconoceremos porque muchas veces lo tuvimos, y por eso sabremos encontrarlo, pero por arriba, no por izquierdas o derechas, y siempre sin apresurarnos porque los tiempos de la patria son más grandes y largos que los nuestros.

El Fracking: Perder hoy para ganar siempre

Casi ninguna de ellas (petroleras del fracking) genera un flujo de caja positivo de las operaciones y mucho menos ganancia. Al mismo tiempo, los mercados de capitales están cerrando cada vez más sus puertas a nuevos aumentos de capital o de deuda a medida que los inversores pierden cada vez más la paciencia. Digitalización (1)

Las empresas de fracking tienen tres opciones: a. Producir más, los precios bajan; están muertas. b. Producir menos, no pueden pagar el endeudamiento: están muertas. c. Fusionarse con otraspetroleras: pensar colectivamente esperando los verdaderos precios del petróleo. Amaravathi (2) 

La revolución del gas de esquisto ha sido francamente un desastre absoluto para cualquier inversor de la industria del fracking con muy pocas y limitadas excepciones. Steve Schlotterbeck (3)

La producción de petróleo de esquisto es “claramente una estafa Ponzi”. Equipo RT (4)

Los Subsidios como los Impuestos son herramientas de política económica y su bondad u oportunidad depende de cómo usen. Víctor Bravo (5)

1. EL FRACKING: son indiscutibles los males que conlleva. Además de prolongar el sesquicentenario ciclo petrolero como fuente energética hegemónica mundial (descubierto en 1859 y consolidado en 1900) el fracking trae daños que perjudican ambientalmente todo, según los lugares y su nivel de aplicación. Comporta la potenciación de la escasez agua dulce y potable, provoca enfermedades como el cáncer y el mal nacimiento de los niños, induce terremotos, contamina y destruye cursos de agua, tierra, atmósfera, subsuelos.

Todo ello no se provoca instantáneamente y en todo lugar. No, en China el fracking debió ser parcialmente suspendido por los terremotos, en Estados Unidos la discusión y la prohibición en algunos estados y varios condados está vigente, y en Vaca Muerta hay signos ciertos de sismos en la pequeña ciudad de Sauzal Bonito y de uso ilimitado del agua.

Las grandes campañas a favor del fracking –como la del diario La Nación justificadora de Vaca Muerta–  poca mención hacen acerca de sus innumerables consecuencias e ignoran tajantemente que el método no produce ganancias efectivas y necesita de subsidios para subsistir.  Los datos, más allá de las campañas, dicen que el gas tiene relevancia sobre el petróleo en Argentina: el acumulado de 12 meses (a mayo de 2019) de la extracción de Crudo convencional es 84,7% y del Crudo No convencional 15,3%, mientras en gas el No convencional es de 39% y el convencional alcanza a 61%. (6)

El fracking no da ganancias en ninguna parte, aunque las cifras deficitarias quedan simuladas en Estados Unidos por el endeudamiento permanente, las quiebras de las empresas petroleras medianas y pequeñas (las que desarrollaron el fracking), y en Argentina por los subsidios. Como constata el Wall Street Journal: “Esa desaceleración (de la demanda de petróleo) ha sido particularmente dicífil para las empresas más pequeñas que no tienen la suerte o la inteligencia suficiente para invertir en campos más productivos. Debido a que los pozos de esquisto disminuyen rápidamente, los ejecutivos también comparan este negocio con las máquinas fijas de correr que nunca se detienen: necesitan perforar nuevos pozos constantemente para mantener la producción y seguir generando ingresos. Es una carrera pero no hay suficiente dinero para crecer agresivamente y devolver el dinero a los accionistas al mismo tiempo”. (7)

La prensa y los centros de investigación de Estados Unidos muestran la realidad sin tapujos. El Instituto de Economía Energética y Análisis Financiero (IEEFA) con el Instituto Sightline afirman en un informe especial que el primer trimestre de 2019 fue “Otro trimestre, otra fuente de tinta roja”, El informe dice que 29 petroleras de fracking estudiadas tuvieron un flujo efectivo negativo de 2.500 millones de dólares en ese primer trimestre, frente al déficit de 2.100 millones de dólares del cuarto trimestre del año pasado. (8)

La consultora noruega Rystad Energy afirmó que 9 de 10 compañías de fracking de Estados Unidos “están quemando efectivo, y que de 40 empresas estudiadas solamente 4 tuvieron un flujo de caja positivo en el primer trimestre del actual año. (9)

Por su parte el estudio jurídico internacional de petróleo y finanzas Haynes and Boone, con sede en Texas y varias sucursales, entre en Nueva York, Shanghai y México, informó que desde el año 2015 a diciembre de 2018 más de 170 compañías de fracking estadounidenses quebraron, afectando casi 100.000 millones de dólares en deudas. La firma jurídica estima que en 2019 se registraron ocho quiebras, con una deuda de más de 3.000 millones de dólares. (10)

2. LOS SUBSIDIOS AL PETRÓLEO SIGUEN SIENDO UNIVERSALES. La Agencia Internacional de Energía (AIE, en castellano) sigue registrando subsidios mundiales a los combustibles fósiles (petróleo, gas y carbón) alcanzando el monto de 400.000 millones de dólares en el año 2018, el más alto desde el 2014. Afirma la AIE (11) que “La prevalencia continua de estos subsidios, más del doble de los subsidios estimados para las energías renovables…”  Esto tira abajo a muchas especulaciones sobre el fin del período de las energías del carbono y que el poder financiero-petrolero hará la transición aún cuando no le convenga.

3. ¿POR QUÉ CON TALES CONSECUENCIAS SE HACE FRACKING? No hay que ser especialista de los cíclicos para saber que hay cortos y largos plazos. Los adictos al petróleo (a) sean personas, poblaciones o corporaciones como consumidores o extractores acompañaron el avance del capitalismo, con el criterio de obtener el máximo beneficio en el menor tiempo posible.  El actual capitalismo con su poder financiero a la cabeza y sus compañías petroleras (b) son adictas al beneficio rápido en el corto plazo y son las que imponene las reglas del mercado mundial. La OPEP en un período medianamente largo logró establecer precios al petróleo. Ni Rusia ni los países árabes se imponen al mercado petrolero. Hoy China y Rusia eluden imposiciones con sus empresas petroleras. Ese poder financiero occidental hoy confronta con muchas dificultades, incluso con el petróleo, con la versión de larguísimo plazo del confucionismo chino con sus tiempos milenarios.

El fracking está otorgando autoabastecimiento energético a Estados Unidos, es decir que logra la independencia del petróleo de la OPEP, En este sentido, el sector del poder real estadounidense proclama: ¡Viva el Fracking! aunque haya pérdidas empresarias, que serán ganancias en el mañana.

Estados Unidos tiene un objetivo estratégico y no quieren seguir siendo cortoplacista con relación a sus empresas frackineras y que le impida gozar del poder petrolero mundial. Ya vivió casi medio siglo importando petróleo de venezolanos, mexicanos, canadienses, africanos y del Oriente medio. Un ¡Viva un fracking! aunque pueda contaminar su naturaleza, el país, y a sus habitantes, y provocar quiebras en muchas de sus empresas. Las consecuencias perjudiciales no preocupan si se logra el triunfo estratégico del poder energético mundial.

4. EL FRACKING NO ES RENTABLE. Ni en Estados Unidos, ni en nuestro país, ni en China. En los últimos años con el desarrollo del fracking a los precios del petróleo las empresas que hacen fracking en Estados Unidos siguen sin ser rentables. Lo que prima es que factor estratégico de la política petrolera mundial. Lograr nuevamente el dominio casi absoluto del mercado mundial petrolero es la prioridad. Ya no será la OPEP la que fije el precio conveniente del petróleo.  Mientras tanto, habrá que sacrificar a las petroleras pequeñas y medianas que desarrollaron el fracking, ya que no tienen espalda financiera para aguantar la falta de ganancias.

A los especialistas estadounidenses les resulta claro el caso del fracking argentino. Nick Cunningham (12) afirma que “es costoso, por lo que la premisa de una revolución de esquisto argentino siempre se basó en los subsidios del Estado. El gobierno de Macri decidió subsidiar la producción de gas natural cubriendo la diferencia entre los precios del mercado y un precio fijo de 7,50 dólares el millón de BTU para los  perforadores… por ejemplo, en la costa del Golfo de Estados Unidos promediaron 3 dólares el millón de BTU en 2017, el gobierno estaba entregando en efectivo a las empresas de gas y petróleo para que perforen. Al mismo tiempo, Macri recortó los subsidios ordinarios para los hogares…” El analista recuerda así como se rebajaron las subvenciones a los consumidores al tiempo que se mantenían (a pesar de la reducción de 50 centavos de dólar por año) los subsidios empresarios. Cunningham considera que en Argentina los subsidios para la extracción de gas y petróleo se redujeron en un tercio, de 4.100 millones de dólares en 2016 a 2.800 millones de  dólares en 2018. (13)

Pero, ¿hasta cuándo durará la elección estratégica de mandar en el mundo sacrificando la ganancia del capital? Comienzan a ver que la situación es insostenible en tiempos muy extensos. En el caso de Estados Unidos, su Tesoro ha declarado que los créditos bancarios a empresas endeudas sea más de 3,5 veces los beneficios son de “dudoso cobro”; es el caso de muchas petroleras del fracking.  Considera que ante la realidad que desde el año 2010 la inversión en la explotación y en gastos corrientes superan ampliamente a los ingresos de las petroleras vienen provocando una acumulación muy grande de deuda con las entidades financieras. Esto lo afirma Carlos Schwartz (14) quien entiende que esta pregunta es la de fondo: “cuánto tiempo se puede sostener una producción basada en el endeudamiento crónico sin visos de generar beneficios a menos que la producción cuadre con el punto de equilibrio”.

Mientras tanto y aún cuando Estados Unidos ya no depende tanto del petróleo importado, Michael Klare considera que “a medida que la OTAN y que sus rivales como China continúan dependiendo de petróleo de Medio Oriente… Estados Unidos continuará operando como el principal supervisor del flujo petrolero (mundial)”. (15)

5. EL PETRÓLEO FUE, ES Y SERÁ UN RECURSO ESTRATÉGICO. La novela del petróleo-materia prima universal (commodity) cuyo precio depende de la oferta y de la demanda es un cuento para poblaciones infantiles, o cuento chino, como dice D. Trump acerca del cambio climático.

Un recurso natural imprescindible en la actualidad y cuyo precio en muy pocos años osciló entre 25 y 150 dólares el barril no depende de sus costos ni de la variación de las cantidades ofrecidas y demandadas sino a la acción del poder político de las naciones y financiero de las corporaciones.

Estados Unidos puede lograr el autoabastecimiento pero no dejará de entrometerse en las decisiones mundiales del petróleo. Disputará el petróleo que otros extraen o consumen, porque se trata de un recurso natural estratégico que aún hoy es un elemento esencial del poder.

Estados Unidos disputa el petróleo árabe que consume China y contra el gas natural ruso que importa Europa y China, y junto a Gran Bretaña se inmiscuye en Vaca Muerta de la que se extraen subsidios y se consolidan relaciones estratégicas. .

6. EL TRISTE CASO ARGENTINO: nuestro país que se “recrea” con tantos dirigentes que en el Estado desarrollan sus intereses particulares comenzó a desarrollar Vaca Muerta para recuperarel autoabastecimiento, según se dijo.

En Vaca muerta más del 80% de las empresas perforadoras y extractivas son extranjeras: ellas sí logran su propio autoabastecimiento con el regalo subsidiado del Estado. Mientras en Estados Unidos el fracking se mantiene gracias al endeudamiento de las empresas que cada vez resisten menos el período de la inversiones sin ganancias, no precisamente las llamadas Big Oil, en Argentina lo hacen gracias a los subsidios.

Pero los subsidios no solo se limitan a los aportes dinerarios que el Estado da a las petroleras por los sistemas de beneficios con relación a los presos del barril criollo y de los gases plus. Otros numerosos beneficios son interminables: uso gratuito del gas público, construcción de gasoductos, y hasta la declaración de zona franca de Vaca Muerta en Zapala en junio de este año.

Pero también en nuestro país las petroleras y sus países tienen intereses estratégicos, sobre todo las petroleras británicas. Gozan de concesiones otorgadas por el gobierno de Las Malvinas, y más recientemente recibieron concesiones el Mar Argentino (las que necesariamente exigirán operar en territorio patagónico), a las que se suman las firmas inglesas que extraen en Vaca Muerta (Shell, por ejemplo), más la incipiente actividad en territorio chileno. Con ello logran una amplia franja geográfica de operaciones petroleras. En este sentido es imprescindible informarse con el excelente trabajo de Llorens (16) que nos dice que en el concurso de Atlántico argentino existieron “…muy pocas ofertas que se podrían considerar serias, y que lamentablemente ellas se relacionan con las que tienen un resultado geopolítico sensible en relación con Malvinas”, y agrega “…puede considerarse como una criminal rifa del litoral marítimo argentino que cuenta con potencialidades hidrocarburíferas. Las concesiones petroleras son de plazo indefinido y con regalías subsidiadas”.

En Estados Unidos vimos que el fracking da pérdidas, pero permite el autoabastecimiento aunque haya 170 compañías petroleras en bancarrota (2015-2018) u 8 en 2019 afectando 100.000 millones de dólares de endeudamiento.

En Argentina los subsidios petroleras ha provocado el déficit fiscal, incluso amenazando un default estatal ya que no se pudo pagar los subsidios a la filial petrolera de la firma multinacional estadounidense Techint, con matriz en Luxemburgo. Es por demás curioso que un país que otorga generosamente subsidios a las petroleras multinacionales sea deficitario y pida auxilio al FMI. También fue curioso que los Ceos de Techint acordaran con los Ceos en el gobierno la forma de pago de los subsidios adeudados.  El monto en discusión supera los 700 millones de dólares. (17)

Es importante, por su parte, registrar adónde van los subsidios en Argentina. FARN (18), la Fundación Ambiental señala esta tendencia que indica quién establece la política en Vaca Muerta y para quién:

DESTINO DE LOS SUBSIDIOS A LOS COMBUSTIBLES FÓSILES EN ARGENTINA

Destinatarios 2017 (%) 2018 (%)
Empresas privadas 75 72
Consumidores 14 18
Empresas estatales 10 10

7. EL DORADO RELLENO DE SUBSIDIOS. En Vaca Muerta no extraen hidrocarburos, sino que sacan subsidios del Estado.

“Los Subsidios Energéticos constituyen un fenómeno relativamente nuevo en el panorama energético argentino. En los últimos 25 años (1990-2015) se constata que fueron de magnitud muy pequeña hasta el año 2003 y que con posterioridad a ese año se transformaron en un fenómeno de magnitud considerable y fuertemente creciente hasta el presente… (…) Durante el período que abarca los años 2004 y 2014, los subsidios destinados al sector energético sumaron… 2,695.658 pesos corrientes del año 2018.” (19)

Otra práctica inaceptable de las petroleras del fracking y de los gobiernos concedentes consiste en la obtención de permisos de exploración o concesiones para explotar destinado a ser reservados sin realizar inversiones, a la espera de la evolución de la infraestructura que realice el Estado y el mantenimiento o incremento de los niveles de subsidios. “De las 34 concesiones no convencionales, 13 enfrentan en poco tiempo el vencimiento, entre 2019 y 2021”. (20)

6. ALGUNAS ACLARACIONES ACERCA DE LOS SUBSIDIOS. Los subsidios, como siempre distinguieron las escuelas económicas francesas pueden ser sociales o económicos. Los primeros van a moderar los niveles de las tarifas, mientras los segundos buscan que las empresas acoten los niveles tarifarios y realicen inversiones.

Pareciera que las subvenciones sociales tienen buena prensa, porque en muchas ocasiones los usuarios y consumidores no podrían adquirir los servicios dificultando la acción de los empresarios públicos o privados.

En el caso argentino muchos de las subvenciones sociales nacieron para ayudar al consumidor y se convirtieron en subsidios económicos. Los subsidios a las petroleras en Vaca Muerta fueron justificados porque los costos del fracking eran más altos que los de extracción convencional, pero los análisis existentes (20) demuestran que estos subsidios no se destinaron a la inversión, lo que explica que fueron destinados a la utilidad empresaria.

Es ingenuo creer que el fracking en Argentina, con más de 90% de firmas extranjeras lograra un autoabastecimiento sin dependencia externa. Porque si en el petróleo interesa el dominio, la gestión, la política y la renta, vemos que el país (y Neuquén) tiene en Vaca Muerta un dominio desnudo de renta. Toda se va afuera (incluso el 49% de YPF). Mientras tanto, el Estado nacional y el provincial dan subsidios a las corporaciones petroleras multinacionales: es triste y trágico el caso del Pobre (habría que profundizar seriamente el estudio las teorías del pobrecismo) que subsidia a los Ricos.

IEEFA, el instituto que se dedica al análisis de los resultados del fracking, también ha estudiado en caso argentino afirmando con todas las letras que “Los principales inversores Chevron, ExxonMobil, Equinor, Total, Shell y Tecpetrol dependen de tenues subvenciones”. (22) El Instituto coincide con Víctor Bravo en cuanto a que los subsidios no tienen aún una gran dimensión, pero que sin duda existen y posibilitan el fracking en Vaca Muerta.

————————–

(1) Comentarios de lectores de Fluidsdoc., “U.S.; Shale: Peak Oil finally arrives”, 23 de julio de 2019.

(2) Idem. A las 3 alternativas que señala Amaravathi, las financieras y grandes petroleras confiaron en la aplicación del aporte tecnológico en tres grandes etapas. Pero la confianza en esta innovación ha caído aún con sus pozos de mayor tamaño, incremento del número de pozos por plataforma perforadora, incorporación de inteligencia, etc. Así, en Mikulka, Justin, “El fracking-2 fue un desastre financiero, ¿Será el fraking-3 diferente”, DeSmog, 12 de marzo de 2019, se lee  que “Los analistas de la industria de Wood MacKenzi comenzaron a advertir sobre los límites que tiene la tecnología para extraer más petróleo en la región Pérmica en 2017”.

(3) Institute for Energy Economics and Financial Analysis, “El fracking ha sido un ´desastre´ para los inversores, según un ex ejecutivo de la industria”, IEEFA, 24 de junio de 2018. Steve Schlotterbeck fue presidente de la petrolera EQT Corporation, ubicada en el primer lugar entre las empresas que operan el fracking del gas en Estados Unidos. Hoy dirige una empresa petrolera para formación de técnicos y elaboración estadística petrolera.  

(4) Equipo de RT, “El sinsentido económico del fracking está acabando con el sector petrolero tradicional”, https://es.rt.com, Moscú, 18 de julio de 2019.  

(5) Bravo, Víctor, “Política energética argentina durante el período 2014 a 2018”. Fundación Bariloche, Documento de Trabajo, diciembre de 2018, p. 150.

(6) Instituto Argentino de Energía Gral. Mosconi, “Informe de Tendencia Energéticas”, junio de 2019.

(7) Kelly, Sharon, “El Ceo de una gran compañía petrolera tiene dudas sobre la carrera del fracking”, Wall Street Journal Reports, 24 de junio de 2019.

(8) Cunningham, Nick, “A ´gusher of red ink´ para el esquisto americano”, Oilprice.com., 8 de junio de 2019.

(9) Idem.

(10) Ibidem.

(11) Ben Geman, “Algo grande: la persistencia de los subsidios a los combustibles fósiles”, Axios, Generar, 18 de junio de 2019.

(12) Cunningham, Nick, “Los sueños fallidos de fracking de Macri”, NACLA, 13 de junio de 2019.

(13) Schwartz, Carlos “Los estadounidenses dejan de recibir dinero fresco y reducen sus operaciones”, Intelligence & Capital News Report, ICNR, Madrid, 25 de junio de 2019.

(14) Idem.

(15) Klare, Michael T., “La palabra perdida de 3 letras en la crisis de Irán”, ALAI, LatinAmerican in Movement, 16 de julio de 2019.

(16) Llorens, Javier, “La Cartelización en el Concurso Petrolero Costa Afuera y sus gravísimas Consecuencias”, Streaptease del Poder, 26 de julio de 2019.

(17) “La diferencia de subsidios oscilaría en los 700 y los 900 millones de dólares”, en R.P., “Vaca Muerta: controles por trabajadores fallecidos”,  Página 12, 12 de mayo de 2019.

(18) Fundación Ambiental y Recursos Naturales, FARN, “Los Subsidios a los combustibles fósiles en Argentina, 2017-2018”, mayo 2018.

(19) Bravo, Víctor, op. cit., p. 153

(20) Terzaghi, Victoria, “Revisan un tercio de los contratos de Vaca Muerta”, Río Negro, 4 de marzo de 2019.

(21) Ver el importante estudio Fundación Ambiental y Recursos Naturales, FARN, “Los subsidios a los combustibles fósiles en la Argentina, 2017-2018”, Buenos Aires, mayo de 2018

(22) IEEFA, “El plan de fracking de Vaca Muerta en la Patagonia Argentina es financieramente riesgoso y fiscalmente peligroso”, Comunicado de Prensa, 21 de marzo de 2019.

                                       

           

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *